Cursos Virtuales
(Re) Habilitación auditiva de la sordera y de la hipoacusia en la infancia
Introducción

El rasgo que más caracteriza al ser humano es su capacidad de desarrollar el lenguaje oral, en la que participa de una manera predominante el sentido del oído. El desarrollo del habla requiere la existencia de audición. La hipoacusia (disminución auditiva) es la enfermedad congénita más frecuente en el recién nacido. Repercute sobre el desarrollo emocional, académico y social del niño. Los efectos de la pérdida auditiva dependerán de la precocidad del diagnóstico, el equipamiento adecuado y la correspondiente (re)habilitación  El retraso en la identificación produce una alteración en el desarrollo del lenguaje, la comunicación, el nivel educacional, y la calidad de vida del niño hipoacúsico. Los niños pueden nacer sordos o perder audición precozmente por distintos motivos. Casi un 80% de las hipoacusias neurosensoriales en la población infantil aparece en los primeros años de vida.
La intervención temprana, entre los 3 o 6 meses de edad mejora el desarrollo del lenguaje y del habla respecto a intervenciones iniciadas con posterioridad al año de vida.
La (re)habilitación del niño sordo e hipoacúsico tiene como objetivo brindar las herramientas necesarias para que pueda comunicarse, interaccionar con los demás, organizar y trasmitir su pensamiento.